sábado, 25 de agosto de 2012

Me voy

Me voy. A la tierra del señor Darcy, a buscar al señor Rochester en alguna mansión oscura llena de intrigas, a tomar el te con la reina... me voy. 

Tengo un billete de avión que dice que el día 6 estaré camino de Londres sin vuelta prevista. No puedo evitar emocionarme ahora que al fin ha llegado este momento, ese que llevo esperando tanto tiempo. 

Hace casi dos años que, salvo excepciones, cuando echo la vista atrás está todo en blanco, todo encerrado en algún sitio bajo llave, no sea que algo que no debe se escape. Es lo que tiene cambiar, crecer, nunca es lo que tu pensabas o esperabas que sería. Al final, después de varios años de desengaños acabas aceptando que la mentira que te habían colado sobre el amor y la amistad es solo para las películas. 

Y entonces, justo cuando estás a punto de irte, revolviendo entre las cosas para decidir lo que se viene contigo y lo que se queda atrás, acabas encontrando un rincón, un pedacito de recuerdos que habían desaparecido. Esos momentos que un día tratabas de recrear una y otra vez en tu cabeza porque no querías olvidarlos nunca. 

Cosas que probablemente casi nadie que me rodea ahora conoce o recuerda salvo algunos pocos, que probablemente también sonreirían como yo. Y llegas a la conclusión de que no estuvo tan mal. 

Hubo buenos amigos. Hubo risas. Hubo amor. 

Uno puede alegrarse por eso. 






1 comentario :

Lycia Dobleo dijo...

Eres genial y no solo por eso te quiero, hay mucho mas. Nessum Dorma! :)